Reseña
cata Café Finca Alta

Degustación con productos premium de Café Finca Alta 

Café de altura que inerva los sentidos

Leopoldo Trejo
El Economista
El mercado gourmet, Marché Dumas de Polanco, abrió sus puertas a los socios de El Economista Club, quienes degustaron los sabores y aromas del café de grano de la tostadora y distribuidora Café Finca Alta. En ese escenario, no sólo aprendieron el arte de la preparación de esta bebida, con las variedades arábiga y robusta, también experimentaron la rápida socialización y alerta neural que provoca esta bebida energética. Degustar y experimentar los sabores y aromas del café es una tendencia gourmet mundial de la gastronomía, que avanza en la industria hotelera mexicana, que da prioridad al ser más que al tener. Aleja al consumidor mexicano del hábito de beber una taza de café para despertar y le genera un estilo de vida asociado a lo lúdico, a la conversación. El origen de la bebida es africano y de Medio Oriente. 
La degustación se realizó en un ambiente bohemio, fraternal, humano, sencillo, equilibrado y mexicano, donde los anfitriones, Café Finca Alta y Marché Dumas, propiciaron que los socios de El Economista Club experimentaran con café tostado y molido, un psicoactivo que además provoca diálogo humano.
Ingrid Mendoza, directora de Ventas y Mercadotecnia de Café Finca Alta, y el barista Jaime Rentería de la Academia Mexicana del Café, volcaron su know how de esta bebida entre los socios de El Economista Club.
En la velada del miércoles 11 de abril se degustaron dos variedades de café, de tres regiones, cuya cafeína fue extraída con tres métodos distintos: V60, Chemex y Sifón japonés, la cual inició con la tradicional degustación del café expreso y con variedades cultivadas en los terroir del Cinturón del café mexicano: Oaxaca, Chiapas y Veracruz. A los 30 minutos de iniciada la degustación, los socios de El Economista Club estaban inmersos en el mundo del café tostado y molido, tendencia gourmet que cobra fuerza entre los consumidores mexicanos, pues es sinónimo de un gran estilo de vida. Un segmento del mercado de café que en el 2016 poseía 5.3% del mercado total que suma 87,300 toneladas anuales. El café soluble domina el consumo general.
Ingrid Mendoza explicó que el consumo de café de grano tostado en México es de 1.4 kilogramos por persona promedio anual, el cual comparó con los 15 kilogramos per cápita de Finlandia y los 12 kilogramos de Suecia.
El arte de la degustación de una taza de café de alta calidad pasa por la infusión, un proceso clave, en el cual confluyen la elección del grano, la mezcla adecuada de alguna región y la molienda en el momento previo al consumo, ya sea en el hogar, la oficina o el comercio.
Las especies arábiga y robusta se degustaron solas y mezcladas entre sí. La primera aportó acidez; la segunda, amargor. Explicaron que la mezcla correcta es 90% arábigo y 20% robusto, pues “da un café agradable al paladar”. Aunque esa noche predominó el consumo de la variedad arábiga, que es suave y dulce.
La degustación inició con un café expreso 100% arábigo, el cual, advirtieron, posee menos cafeína, cuya norma es beberlo sin azúcar. “La clave del buen café está en el nivel de tueste, pues si éste es alto, se pierde el sabor”. Le siguió un café Toscana de la casa: 90% arábigo y 20% robusto, que resultó con amargor.
El café expreso es de 2 onzas. Se prepara con 9 gramos por cada infusión, con molienda fina. El agua pasa en 25 segundos para extraer la mayor parte de los sólidos del café y se usa una máquina italiana. El resultado es suave y ácido, con 100% de arábigo.

Esta vez, la reacción de los socios de El Economista Club fue vivaz, aguda, pues su sentir degustativo pronto activó los 10,000 millones de neuronas de su corteza cerebral, a tal grado que la catación podría haberse prolongado hasta la madrugada y sin hastío. ¡Hasta la próxima!
[email protected]  


Café de grano: métodos de catación
La preparación de una taza de café de grano es clave para que la degustación sea placentera. Esta vez Café Finca Alta utilizó los métodos V60, Chemex y Sifón japonés, con lo que asegura una taza de café de calidad, un proceso que no lleva más de cinco minutos, donde se controla la molienda (grosor del grano), calibración de la máquina, mezcla adecuada y la mano del barista.


Método V60
Café arábigo de Veracruz (Huatusco).
Extracción de la cafeína en tres minutos.
No produce crema.
Libre de azúcar.
Agridulce.
Aroma floral y frutal.

Método Chemex
Café arábigo de Oaxaca
Popular de los 40 (Oaxaca)
Cuatro minutos de preparación
Agridulce con presencia de azúcar
Ligero

Método Sifón japonés
Filtro, empaque, fuente de calor
Grano bakamara (Puebla)
Dulce, floral, ligero

CALIFICA ESTE BENEFICIO
 

Eventos y Promociones

¡Diviértete con esta increíble puesta en escena para niños!
¡No te pierdas el estreno de esta gran puesta en escena!
¡Disfruta de esta divertida puesta en escena!