Reseña
Socios de El Economista Club elevaron su cultura y experiencia gastronómica con un servicio gastronómico premium

Leopoldo Trejo
EL ECONOMISTA


Los socios de El Economista Club se sintieron como en su casa en el workshop realizado en La Pescadería Nápoles, en coordinación con Tequila Patrón, pues fueron halagados con un servicio gastronómico premium que satisfizo su búsqueda de experiencias únicas. 

En el workshop del miércoles 30 de octubre, la firma Bacardí aportó su Tequila Patrón, el mejor de sus destilados, con el cual los socios aprendieron como se prepara un coctel, con insumos cítricos frescos, bajo la premisa de privilegiar la experiencia degustativa, sin embriagarse, una cultura premium en ascenso.

Asentada desde hace tres años en la colonia Nápoles, La Pescadería entendió que su segmento de negocio son los empleados de empresas que laboran en esa zona, pero también quienes habitan en ella. Detectó que la necesidad de su target es vivir una experiencia culinaria similar a la disfrutada en sus casas. “Buscan nuevas experiencias gastronómicas, que los haga sentirse como en su casa”; y se aventuran también a la experimentación con productos nuevos, en este caso el destilado Silver, preparado en dos cocteles.

En suma, la necesidad de este segmento de la población napolitana es experimentar nueva coctelería, mixología, sabores, lo cual incluye a la cocina y el servicio, explicaron Jesús González, capitán de La Pescadería Nápoles, y Emanuel Navarro Díaz, vocero de Bacardí.

Con la intención de que sus clientes se sientan como en su casa, La Pescadería Nápoles desarrolló un modelo de negocio que inicia con el trato personal atento, personalizado, servicio solícito y platillos preparados con ingredientes frescos, aderezados con un toque de alta cocina. Este restaurante adecúa su oferta culinaria a cada estación del año, pues tiene como misión que la experiencia gastronómica del cliente sea agradable a la vista y gozosa en el paladar. De ahí que haya desarrollado el mantra: “Si te gustó el servicio y los platillos, regresa”. La gente regresa por el trato cordial, y seducidos por la sensación en el paladar de sus platillos. “Pulpo a las brasas es el platillo más demandado”.

Llegó así el momento de la degustación del Tequila Patrón Silver, fabricado de manera artesanal en Atotonilco, Jalisco, el cual sólo se consume en restaurantes premium. Un tequila emblemático.

Esa noche, directivos de Bacardí guiaron a socios de El Economista Club a realizar el arte de la mixología con dos cocteles margarita, con diversos insumos: tequila Patrón Silver, sabores cítricos, jarabes, infusión de tés, que ayudan a rememorar, trago a trago, un momento icónico de tu vida.

Invitaron a los socios de El Economista Club a replicar el workshop en sus casas. “Vivan la experiencia de mixología con el tequila Patrón, prepárenlo, pruébenlo, replíquenlo en su casa”, fue el llamado de Jesús González, capitán La Pescadería Nápoles; de Emanuel Navarro Díaz, vocero de Bacardí; y de Alejandro Ortiz Pujol, gerente de Eventos de Bacardí.

Participar en el workshop elevó el nivel de experiencia degustativa de los socios de El Economista Club con un destilado. Lolbeth Torres, socia de El Economista Club, empresaria inmobiliaria, comentó que vivió una experiencia de 360°, que le amplió el panorama de las bebidas alcohólicas. Experiencia similar vivieron Marai Rivas, arquitecta, y su acompañante, Humberto Taboada. Les gustó el taller porque además de probar la calidad de la bebida, podrán preparar el coctel en su casa, con facilidad. Silvia Suro e Israel Osornio vivieron una velada interesante, pues aprendieron a preparar un coctel y a degustarlo. “Fue un minicurso de mixología aleccionador”.

¡Hasta la próxima!

[email protected]

-o-o-oo-

CALIFICA ESTE BENEFICIO
 

Eventos y Promociones

¡Disfruta de este magnífico estreno!
¡Asiste a este divertido stand up!
¡No te la puedes perder!