Reseña
Workshop, con coñac Hennessy

Bebida elegante y fina que hoy proyecta recuperar la aceptación del consumidor mexicano de la que gozaba en la primera década del siglo XX

En la Plaza San Jacinto del otrora barrio colonial de San Ángel, de principios del siglo XIX, en el número 3, se ubica la casona colonial estilo barroco, que alberga a La Reserva, un restaurante, que en alianza con El Economista Club y la marca Hennessy, vincularon sin pensarlo, durante un workshop con coñac premium, al oficial del ejército irlandés Richard Hennessy, quien fundó esta marca en 1765, con los 171 soldados irlandeses del Batallón de San Patricio, ejecutados casi un siglo después en esta plaza del sur de la Ciudad de México.

Ironías de la historia patria, pues de manera inconsciente, en la velada gastronómica del miércoles 5 de febrero hubo destellos históricos de la relación lejana entre soldados irlandeses. Hace más de 255 años Richard Hennessy creó el coñac, en tanto, en 1847 un batallón irlandés combatió a las tropas estadounidenses; Hennessy se consumía en México, en 1908 y hoy regresa a esta zona.

En esa velada, José Miguel Gutiérrez, socio del Restaurante La Reserva, explicó que ese inmueble es un monumento histórico, donde a principios del siglo XIX, enfrente operaba la estación de camiones de San Ángel. Hoy, es una casona que recuperó su esplendor de hace casi dos siglos, que ofrece gastronomía mexicana. En este entorno histórico y arquitectónico se desarrolló el workshop esa noche. Hennessy puso en la mesa tres de sus destilados: Very Special, VSOP (Very Special Old Pale) y XO, los que se cataron bajo el tradicional método de vista, nariz y boca.

Julio Rangel, gerente de marca de Hennessy México, mencionó que el coñac surge de la doble destilación de la uva ugni blanc de la región de Cogñac, Francia, la cual es resistente a la plaga de la filoxera, de crecimiento lento y con carácter. La uva crece en un clima caluroso y frío, que la nutre de sabor, explicó.   El gerente de Marca comentó que el secreto de la producción del coñac está en la maduración, pero en Hennessy la diferencia es que la madura en barricas de roble francés.

La bodega Hennessy, agregó, posee la mayor colección de agua de vida del mundo, producto de la doble destilación del vino blanco. Hennessy es un destilado premium que aporta mayor valor en el mundo, y que en México pretende reeducar y reconquistar el paladar del mexicano con un destilado premium elegante, fino, el cual se mezcla con agua de horchata o Jamaica. Hennessy pretende rescatar la popularidad de la cual gozaba en 1908.

En esa velada, los socios de El Economista Club descubrieron la finura del coñac Hennessy, que, por cierto, maridaron con platillos muy mexicanos del Restaurante La Reserva. A Daniel Sandoval, maestro en Finanzas, le gustó experimentar con una bebida fuera de lo normal, exquisita que combinaría con ginger ale, limón y agua de horchata, pues le genera placer. Guillermo Baruch, contador público, aseguró que era su primera vez con el coñac. Finalmente, Cristina Sohle, maestra de la vida y pensionada, comentó que la degustación del coñac le recuerda a su marido, quien era aficionado al XO, y que lo consume en coctel París de día. ¡Hasta la próxima!

Leopoldo Trejo

[email protected]

CALIFICA ESTE BENEFICIO
 

Eventos y Promociones

¡Disfruta esta gran obra!
¡Disfruta esta gran obra!
¡Asiste a la exclusiva puesta en escena!